sábado, 4 de junio de 2011

Destruidos

Yo siempre he pensado que a las flores no les dolía igual cuando morían arrancadas de la tierra en lugar de marchitarse poco a poco. Pienso esto porque estoy convencida de que cuando sus pétalos caen ellas mismas van aceptando que las cosas se crean, se sienten y se destruyen...y eso las incluye.

Es por esto que nunca arranco una flor en el campo, porque me da miedo oírlas gritar.
Y es por esto también que no me sorprende que no me doliera despedirme de ti.

1 comentario:

  1. las flores tienen sus propias armas de venganza..

    ResponderEliminar