lunes, 16 de agosto de 2010

Mi rutina preferida

Asegurarme tu sonrisa es mi rutina preferida, acelerar el pulso al tiempo. En un momento estaré allí, espérame, lo sabes bien: me quedaré.

Encontraré la posición en tu mirada, rescataré tu corazón y en un momento en un rincón, te observaré dispuesto a anestesiarte.

Por dentro, donde nadie sabe verte, donde nadie se ha atrevido a entrar, donde dicen que hay peligro de derrumbe, donde a veces siempre duele. Donde cuesta respirar.

Palidecer de tan felices no resulta tan extraño sobre las hojas y mirarnos. Un satélite en tu mano que avanza firme y con aplomo
quizás el mundo no es de todos,es tuyo y mio, es mio y tuyo nada mas. Y asimilar que no hay espacio, solo nos queda una razón que nadie entiende y quiero estar dispuesto a anestesiarte

Por dentro, donde nadie sabe verte, donde nadie se ha atrevido a entrar, donde dicen que hay peligro de derrumbe, donde a veces siempre duele, donde cuesta respirar.

Los domingos pasearemos de la mano, y los lunes correré hasta tus labios.

Tal vez vaya a buscarte...

Por dentro, donde nadie sabe verte, donde nadie se ha atrevido a entrar, donde dicen que hay peligro de derrumbe, donde a veces siempre duele, donde cuesta respirar.

3 comentarios:

  1. Precioso, solo puedo decir eso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. qué bonito correr hasta los labios de alguien :-)

    ResponderEliminar